25.5.15

GRETL / ANTONIO MEDINILLA

gretl te dije que no miraras

la encontré bajo la tierra gretl
maullando tu nombre

es ciega
y sigue mis pasos
mientras la mano
acaricia la hierba

se llama carey
y vive sola
como una isla

la defiendo de la misma muerte gretl
mientras me acerco a tu silencio

gretl
gretl
estoy hablándote de amor
mientras sangro

***

estoy ciego y solo

carey
ofrecí mi vida a cualquiera
por un gesto de ternura

cómo no darte 

mi vida
por tu vida ciega

***

gretl no puedo contar el cuento
que no me contaron

verde y verdadero
aunque nunca
calles 
en mí

***


Título: GRETL
Autor: ANTONIO MEDINILLA
Prólogo: JUAN GALLO
palimpsesto 2.0 EDITORIAL
Sevilla, 2015
15€


23.5.15

Un hombre representado en un monigote recortado en negro sobre blanco juega al golf. Parece que juega al golf. La pelota está en las nubes. Su último hoyo a la vista bajo el sol.

13.5.15

CUANDO ENERO FUE PASTO DE LAS LLAMAS / JUAN IGNACIO GONZÁLEZ

LA TERRE SANS TOI

"Islas  de paz en mares turbulentos"
E. S. serrano

¿Qué se puede esperar
de alguien que colecciona juguetes de hojalata,
postales, marca-páginas y ruido de galernas?

Podríamos hablar
de un ser que se resiste al latido del tiempo
y ofrece, a dentelladas, su boca al calendario
en el que, inexorables,
se acumulan las fechas de no hallarte,
de un edificio blanco junto a una vieja ría
con candados de amor
                                     sobre los puentes,
de muros encalados con fotos de Venecia,
y unas manos furtivas prendidas a las mías.

Partir de madrugada es solo un gris pretexto
para seguir tu rastro por las calles,
con olfato de lobo solitario.

Y cada anochecida,
después de recorrer los siete mares,
me acompañan las aves al ocaso
y son,
          como tus labios:
islas de paz en mares turbulentos.


Título : Cuando enero fue pasto de las llamas
Autor: Juan Ignacio González
Ediciones La Cruz de Grado
Gijón, 2014




11.5.15

Era perfecto el deslizarse de la luz
mientras cuentas un cuento
a cambio de una barrita de regaliz
con dulzor malsano
sobre el esmalte de blancura total
y muerde tus propios dientes
y derramas el café sobre las hojas del libro
el libro bebe
se alimenta de ti y de mi
si te quedas a oscuras y escribes
morirán las ortigas almacenadas en los huesos
las puntillas óseas agujereadas por…
no es hora de nombrar el tiempo ni las pócimas
la luz se hace
nace también de los días rotos.

7.5.15

LOS CUATRO PALOS DEL TIEMPO / DAVID RUBIO

Mi abuela también jugaba al solitario, un solitario muy raro en el que llenaba la mesa entera de cartas boca abajo. Era muy refranera. Canturreaba si jugaba sola, pero recitaba si te detenías a mirar cómo casaba los oros con los oros ("orina, Manuela, que viene el facultativo", decía), las espadas con las espadas ("espadarás, María, pero no harás buen lino"), las copas con las copas ("naipes y vino tienen el mundo perdido") y los bastos con los bastos ("dan para gastos"). Estaba sorda y le decíamos que teníamos que comer, que acabara con su juego, y ella no se enteraba, aunque no se nos podía ocurrir tocar las cartas porque se enfadaba muchísimo. Según mi madre, se hacía trampas a sí misma.

Los cuatro palos del tiempo
David Rubio
Los libros de Camparredonda 
León, 2015

28.4.15

Este cuento se ha acabado. Poesía reunida (2014-1977) / Luis Miguel Rabanal

ojalá estuvieras aquí, nos adueñaríamos del rencor de las paredes, del regocijo que se celebra con estruendos y con labios, cómo será tu cuerpo ahora, con qué cintas sujetarás el cadmio de tu infancia, el amianto perdurable de tu seno, da igual entonces, queda el corazón arrasado de palomas, y llega el silencio del adiós, mi pequeña Rená, como un desagravio de los días, llega el sobrecogimiento de estar inútilmente solo para siempre como una condena de estaciones, impávido el invierno ante ti, pero tu nombre era Rená, tan solo, y me descubro oyéndote, amor mío.
De Rená, a solas con nosotros


En “Este cuento se ha acabado. Poesía reunida (2014-1977)”, Editorial Renacimiento, Col. Calle del Aire, Sevilla 2015. Frontispicio de Antonio Gamoneda. Prólogo de Tomás Sánchez Santiago. Epílogo de MJ Romero.
Enlace para pedirlo directamente a la editorial aquí

19.4.15

tanto discurrir
tantos descorrimientos de tierras y de velos
tanto caminar para llegar al lugar
que realmente importa
y que llevas dentro
y que te acompaña con lentitud
o parsimonia
el que se hace a través de los días
y de las miradas en otros
el que habitamos en silencio
o en medio de la mayor y más escandalosa algarabía
el que nos resguarda y nos alberga en los días áridos y fríos
el que nos acoge en los días soleados
y aciagos en medio de una tormenta luminosa
al que cedes la palabra en medio del naufragio

14.4.15

Por las mujeres del muro de las lamentaciones
por las mujeres lapidadas
por las del este del edén.

10.4.15

CAMPARREDONDA 2015 /Gregorio Fernández Castañón


Después de un año de duro trabajo… cultural, es para mí un orgullo y una gran satisfacción decirte que, por fin, se acerca el día “D” de CamparredOnda/2015. Y ese día quiero compartirlo contigo y con tantos amigos que, como tú, aman la cultura. Ese día será el próximo miércoles, día 15. Y lo celebraremos, claro que sí, a lo grande. 

El acto lo realizaremos dentro del Teatro San Francisco (de León) y comenzará, puntualmente, a las 8 de la tarde. A mi lado, estará el escritor y periodista, director de La Nueva Crónica, DAVID RUBIO; entregaremos a JOSÉ IGNACIO GARCÍA nuestro prestigioso Premio de Reconocimiento Cultural; contaremos con la actuación del cantautor NACHO ÁLVAREZ, y… 

Como agradecimiento a tu presencia, te regalaremos un punto de lectura muy original, complementario, sin duda alguna, para el sorprendente libro de David, “LOS CUATRO PALOS DEL TIEMPO”. Y con él, con el punto de lectura, te sorprenderemos, ya lo verás, con un sorteo de los productos típicos de nuestra huerta. Ya sabes, la huerta cultural, que tengo a bien dirigir. La “huerta” de la Asociación Cultural “La Armonía de las Letras”.

Te lo ruego: si puedes, ven. Tu presencia es básica para mantenernos muy vivos y poder, de esa forma, seguir ofreciendo cultura, todo y por nada. Lo sabes.

Si todavía no tienes nuestra invitación, consíguela en Impresión Punto y Seguido, en la Plaza del Cid, o solicítala el mismo día 15 en la taquilla del Teatro, en la C/ Corredera, 1. Es gratuita y la entregaremos sin condición alguna hasta completar el aforo. 

Gregorio Fernández Castañón

30.3.15

Por las mujeres que sobrevivieron al peso de sus pies hinchados y tiraron todos los eslabones de la cadena al pozo más hondo de la desdicha.

16.3.15

CHICA CHISPA / MJ ROMERO



Miro la muralla china y pienso en cuántas manos de cuántos hombres. Reducido a un problema matemático sería: x o 2y. Oigo el lenguaje, no el lenguaje de las palomas o de los caballos o de las moscas. Escucho con atención las palabras que van de boca en boca. Cuántos años y cuántas bocas para nombrar y llegar a este refinamiento de símbolos donde queda oculto el origen. 

Hace tiempo que los símbolos nos encriptan en el lenguaje. Si lees atentamente, observarás algas flotando bajo el mar de las palabras y galerías luminosas en las simas más oscuras. Al escribir somos como topos haciendo galerías, ignorando cuál de ellas llegará a la luz. 

Autor: Romero, MJ
Prólogo: Mercadé, Isabel
Lugar y fecha de edición: León 2015
Editorial: Eolas Ediciones
Páginas: 128
Encuadernación: Rústica
Idioma: Español
ISBN: 978-84-15603-78-8
PVP: 12€

http://www.universitarialibros.com/libro/chica-chispa_97275

http://issuu.com/eolas.ediciones/docs/chica_chispa?e=0/11886557

13.3.15

Por las mujeres que llenaron de globos de todos los colores los cielos de sus hijos y vieron cómo explotaban en las mañanas más radiantes en los surcos azules sin alcanzar las estrellas de sus sueños.

3.3.15

Por la mujer que recibió de frente el bufido seco de sus hijos y se lo tragó y lo digirió como si fuera el mejor de los vinos avinagrados.

27.2.15

Este cuento se ha acabado. Poesía reunida (2014-1977) / Luis Miguel Rabanal

Muy pronto:



LAS NIÑAS AZULES (DOLLY HAZE) 

Parecería que el mar no es suficiente
para ella, que los nombres que la saben terminan
por amarla con sus brazos.
Ella misma se asemeja cruelmente a un naufragio, o a un abismo.
Cuando habla en voz baja de nosotros querríamos besarla
pues su dulzura es breve
y solo entonces reconoce nuestro aliento, recuerda nuestra boca.
Quizá sea ella la niña más azul de la distancia
y sin embargo la hemos atravesado tantas veces con el pudor
sucinto del deseo, con la verdadera pausa,
que es como un corazón que nos desviste poco a poco.
Pero después se calla, guarda su cabeza en la cajita mágica y extensa
de la noche y querría llorar como un ciempiés gigante
y nos miente con anémonas y vodka.

A veces ella dice que nunca más prestará atención
a nuestras manos,
que ya nunca volverá a gemir en nuestro pelo.
Pero nosotros seguimos sin creerla, su azul solamente es un arroyo
que nos tiembla cada día y la amamos y por ello es que se la puede ver
en días de septiembre con sus pequeñas caderas
repletas de nostalgia, con sus manos algo grises, con su pecho unánime.
Y al fin nos mira nuevamente y parece nuestro cuerpo
pues tal es su amargura, pues tantas veces en él hemos sido habitadores
de lo oscuro y de lo plácido como necios transeúntes, como estanques
apenas de su sueño.

 De Labios de la locura (1983) — 


En “Este cuento se ha acabado. Poesía reunida (2014-1977)”, Editorial Renacimiento, Col. Calle del Aire, Sevilla 2015. Frontispicio de Antonio Gamoneda. Prólogo de Tomás Sánchez Santiago. Epílogo de MJ Romero.

Enlace para pedirlo directamente a la editorial aquí

26.2.15

Para la cantactriz que con náuseas recuerda las noches de solicitud extrema y sobre el escenario se dirige hacia el cielo más azul. 
Oh,días de gloria. Laudemus.

25.2.15

Por las mujeres que de sus melenas lanzaron hilos hacia la larga noche del puerto y se convirtieron en yedra y escalaron los muros del agua.

21.2.15

La mujer que de tanto comerse las uñas se quedó sin dedos y acarició con sus muñones las olas desde la orilla y vio a las mujeres de sandalias caminando sobre la arena de las manos de sus hijos. La enfermedad solo es un trasiego de manos, les dijo desde la orilla.

20.2.15

REGRESIONES / VICENTE MUÑOZ





LA DESCARGA 

(Lenguas de fuego) 


el día de la descarga yo tendría unos seis años... me asomé a la ventana de aquel hotel junto a la playa y agarré la farola que iluminaba la terraza... mis manos empezaron entonces a temblar, no podía soltarlas, veía desde la terraza a mis padres en la arena pero no podía gritar, la descarga me llenaba el cuerpo y el mar brillaba a lo lejos salpicado de extraños tonos sepia bajo el sol... hasta que de pronto mis manos se libraron solas del metal y eché a correr escaleras abajo con aquel tembleque dentro y un sabor acre en la boca, buscando los brazos protectores de mi madre... he estado a punto de morir luego otras veces, supongo que algunas sin saberlo, pero no recuerdo algo tan terrible como aquella descarga eléctrica en mis manos y los tristes y ominosos tonos sepia sobre el mar, lenguas de fuego, la sensación de estar asomado al precipicio, inmóvil, llegando inexorablemente al fin de algo...

Regresiones
Vicente Muñoz
Ediciones Lupercalia

18.2.15

La mujer mutada en mater amantísima en el desbordamiento de la vida, linda criatura, lindez de neuronas electrocutadas por azar o por no caber en sí de gozo. 
Fue un cuadro de mujer hecho realismo, la pura abstracción sobra en todo nacimiento. 
Luz púrpura para el regreso.

17.2.15

Por la mujer que se tragó todas las balas antes de que la policía detuviera su coche y, ya muerta por sobredosis, nadie reclamó su cuerpo. 
Valiente ella y su espíritu que siguió conduciendo sin rumbo su vida hacia el abismo. 
Valientes ellas que apagaron su sed con más sed y saciadas se murieron sobre el gris.

16.2.15

Por la mujer que se levantó la falda rumbo al paraíso. Oh Michel, Michel. Y se murió de amor en la orilla de las palabras. 
Se incendió la casa vacía y las tiras de su piel fueron rastro de un sendero hacia la nada 
Y la nieve resbalaba por los senderos, sin máquinas quitanieves sobre las carreteras. Incomunicados, dijeron, incomunicados con la nada.

14.2.15

La mujer que acordonó el cuello de su hijo pensando que era su amante y fuera de sí extendió sus venas al sol. 
Ay, amor, amor, hijo mío. Perdóname los ojos, perdóname los insectos de mis cejas y de mis cuencas ya vacías.

12.2.15

La mujer a la que cosieron la boca y cubrieron el rostro. Ríos de sangre bajan por sus muslos, tiñen sus tobillos y humedecen los granos de arena. 
El insecto palo en la mirada del niño y las patas del arañón negro sobre el manto negro de las mujeres del pueblo.

10.2.15

La mujer con ángel cuando había ángel, la mujer abandonada al exterminio cuando solo había totalidad.
A la de tres saltan las piedras y se escachan, los goznes del portón se oxidan, chirrían y despiertan al más durmiente de la noche.

9.2.15

Soy la mujer descabezada, la mujer descerebrada del circuito de Praga y no quiero recobrar la cebeza, ni hueca ni con el cerebro dentro, ni el cerebro suelto fuera de su cabeza, ni el cerebro dentro de ninguna cabeza. Pienso en el día en que esto mismo suceda con mis huesos, volaré en el viento.

5.2.15

La frase del día de hoy es larga
la alargué cuando miré en sus ojos
la alargué cuando pensé en sus días
sé simple y veloz
sé audaz, sé gigante y microorganismo
casi bacteria y virus letal
sé su ausencia y su presencia
sé la totalidad y el vacío
no la vida más hermosa
no la vida más triste y más bella
no la más dura
para cuando escribas los días felices
los días de cielo azul que cubrieron las lluvias y la nieve
y el dolor.

2.2.15

MANUSCRITO DEL ALBA / JOSÉ ANTONIO LLAMAS

Pongo el silencio

Pongo el silencio alrededor del cuello
como serpiente viva que encontré en la vida
cuando escarbaba en un ayer remoto.


Sol de abril

Labios del sol de abril que me besáis ahora,
¿dónde estabáis? El invierno cruel me tuvo
entre sus brazos.


José Antonio Llamas
"Manuscrito del alba"
Eolas ediciones
León 2014



31.1.15

EL SILENCIO / SALVADOR NEGRO


XXVII

QUE SU NOMBRE DESATÓ LA TEMPESTAD

Y tiene
que justificar su existencia.

Algo dentro de él
conoce que irrumpió en el silencio magnífico,
que su nombre desató la tempestad y horror entre los animales,
que envenenó con su presencia la manzana,
que toda la belleza se escondió, que ahora la busca en vano,

así, también

he recorrido el mundo
para encontrar lo que venía conmigo.

Salvador Negro
"El silencio"
LápizCero ediciones
Madrid 2014