31.1.15

EL SILENCIO / SALVADOR NEGRO


XXVII

QUE SU NOMBRE DESATÓ LA TEMPESTAD

Y tiene
que justificar su existencia.

Algo dentro de él
conoce que irrumpió en el silencio magnífico,
que su nombre desató la tempestad y horror entre los animales,
que envenenó con su presencia la manzana,
que toda la belleza se escondió, que ahora la busca en vano,

así, también

he recorrido el mundo
para encontrar lo que venía conmigo.

Salvador Negro
"El silencio"
LápizCero ediciones
Madrid 2014




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada