14.6.09

Apuntes para la presentación de Elogio del proxeneta


Fue escrito en 1996 y 1997, estuvo a punto de ser editado en el año 2000 y por avatares del mundo editorial no pudo ser hasta este año, con un previo paso por internet en el blog "Elogio del proxeneta", hoy ya desparecido.

1. (Acerca del título)
Quizá en un primer momento sorprenda el título. El porqué de su elección lo encontramos al final del libro, en el Apéndice, donde una Nota del editor (se sobreentiende un editor literario o ficticio) nos explica que entre tres posibles títulos se eligió este por sorteo. Por supuesto que existen otras interpretaciones.

2. (Acerca del protagonista )
En el Apéndice también, firmado por Horacio Estanislao Cluck, leemos en una especie de prólogo que antes del fallecimiento de J.L.C. una amiga le entrega varios cuadernos escritos por el proxeneta y nos dice de él que era un hombre muy enfermo que escribía para sí mismo trozos de memoria.
Yo he querido entender que escribía en el presente, intercalándolo con episodios de su pasado, en esos cuadernos editados posteriormente ya como Elogio del proxeneta,

3. (¿Qué cuenta de sí mismo?)
Escribe en un diario que da comienzo un 25 de abril, no sabemos de qué año, aunque esto no es un dato importante desde el punto de vista literario, y lo concluye el 25 de abril del año siguiente. Nos habla de sus enfermedades, de sus internamientos en hospitales, de cómo le cuidan y le aman y le detestan las prostitutas, de las medicinas que toma, de sus cambios de casa, sobreentiéndase burdeles, de sus recuerdos, sus lecturas... Es un personaje lleno de ternura, irónico, y a veces mordaz. A través de él conocemos un sinfín de personajes secundarios que entran y salen de su vida, pero solo cinco permanecen a lo largo del libro, son: Betty, Charlotte, Laura y Virginia y en buena parte el poeta Horacio E. Cluck.

Lectura de la pág. 58, del día 16 de noviembre.


Ya en el tramo final, en la página 115 , en la entrada "6 de marzo" podemos leer que vive en una residencia de ancianos regentada por religiosas, que él parece confundir con prostitutas, y a partir de este dato comienza mi confusión. ¿Dónde está realmente? Me pregunto si lo que sucede, sucede solo dentro de su cabeza o sucede en el exterior, o si es todo un conjunto de realidad, recuerdos y fantasía mezclados en su mente. Ya dudo de si cuando "oye ese ruido de tractores" lo oye porque existe en la realidad o es uno de sus recuerdos o algo que solo él percibe.

Y esto lleva a reconsiderar una segunda lectura, donde se pueda ir analizando el extraño mundo de la memoria, los lugares que cita y hasta sería conveniente discernir el yo literario del yo real, el yo que recuerda la Guerra Civil, la posguerra y sus afrentas, o las fechas de los cumpleaños, del yo que está detrás de las casonas o del que jamás regresará a Andrados.

Se podría hablar también del hallazgo de personajes reales convertidos en personajes literarios: Memé, Luis de Dios, Xen, Rufus, Borja el hijo del cartero, Menéndez; de infinidad de lugares como La casa de la calle Rodeo, La playa de El Arañón, Xagó, la casa de la calle Dr. Graiño, El Parque de Ferrera, Las Meanas, La calle La Sal, calle del Pez, Cambados...
Asimismo se encuentra una con nombres que inciden en la historia que se narra de forma aparentemente irracional, tales como Antoñita Moreno, Supertramp, David Gilmour, Ballard, Corín Tellado, Heráclito, Cirlot, Borges, Santa Gertrudis, Maupassant...
Mezclados con lugares y personajes puramente literarios, es el caso del escritor Ordás de Bocanegra, de Bar-Elemig-Lana el Turco, de El Apagador de luces de Alfaro...

2ª lectura de la pág.15, del día 7 de junio.

Una obra con la que el autor ha pretendido de alguna manera parodiar y a la vez homenajear los diarios que él leía en aquellos años 90 y en mi opinión lo consigue con un gran dominio del lenguaje, muy trabajado, que va desde los coloquialismos a las metáforas más surrealistas, un léxico nada repetitivo, un lenguaje eminentemente poético en muchas ocasiones, porque no debemos olvidar que Luis Miguel es ante todo poeta.
Por último son de destacar ciertos neologismos, como Ivaginaciones,
Localismos
como: Guaxa, Nun ye igual, queso de Cabrales, oso de Oscos, zancajos.
Sumado a una gran abundacia de adjetivación: fémina magnámina, manos maconudas, ilógicos lunares, recónditos melindres, etc. Podemos observar en los adjetivos, sobre todo en los epítetos, una gran carga de ironía. Ironía que recorre en mayor o menor medida la totalidad del libro.

Resumiendo, ¿apología de la prostitución? Nada de eso. Si acaso una apología de la soledad, del olvido, del dolor, de la muerte...

Para terminar, lectura de un texto que le gusta especialmente al autor Pág. 123, día 13 de abril.


Nota: os dejo un enlace en el que se comenta, clic en el blog del periodista Fernando del Busto, Archipiélago Avilés.

15 comentarios:

  1. Son apuntes bellos ..que lo diga Inuit no tiene ninguna importancia, pero tiene una sustancia de buen caldo y buen cocido y al final, un texto que gusta especialmente al autor, no es nada más ni nada menos que ensalzarlo y dedicarle toda tu exposición.
    ¿Cómo fue?, ¿Nervios?, ¿Emociones?, gente, amigos....Explicamos, bueno, si te apetece.
    ..............
    Me parecen unos apuntes realizados desde el profundo conocimiento de la obra y con el criterio que siempre te recorre, el del buen crítico literario.

    Inuits

    ResponderEliminar
  2. Me parece una excelente idea que hayas dejado aquí tus apuntes sobre "Elogio del proxeneta", habría sido una pena que sólo los que acudieron a la presentación hubiesen podido acceder a ellos.
    Un saludo

    Esperanza

    ResponderEliminar
  3. Leo y el corazón me galopa.

    Os beso.

    ResponderEliminar
  4. Una presentación muy precisa, Alfaro, de una gran obra que no deja indiferente, que se devora desde la primera linea, de un personaje perfilado con esos lugares donde la humanidad se encuentra. A mí el proxeneta me parece una obra mayor, de esas imprescindibles por la riqueza de su lenguaje, por las imágenes tan impactantes y conmovedoras.

    Seguro que fue un acto emocionante, íntimo, con una carga literaria de las buenas.

    Un abrazo y enhorabuena por la disección.

    ResponderEliminar
  5. Me gustan estos apuntes, Alfaro, porque abren verdaderamente el apetito y ahora tengo hambre de ese libro. Imagino que os fue todo muy bien.

    Un dulce beso.

    ResponderEliminar
  6. inuit,
    ya sabes que soy demasiado antisocial, no, más bien asocial, y que no me gusta hablar en público, que lo paso mal,que yo lo paso muy bien conmigo misma.
    Poca gente, algún familiar muy familiar, algunos desconocidos, algunos amigos, y Leo del mar a quien conocí de un modo casi "iluminado",
    faltabas tú, ya te lo escribí ayer.
    Y de todos los aspectos de la literatura este es el papel que menos me gusta, pero me tocó interpretarlo y lo interpreté.
    Besos.



    Esperanza,
    muchas gracias, por los elogios que me han tocado de tu voz.
    Por eso lo he subido, por si puede dar algo de luz a su lectura.
    gracias, otra vez,
    saludos.



    Lena,
    gracias de parte de los dos,
    ya no recuerdo si te dejé comentario en tu último...sé que lo he leído varias veces.
    Un beso.



    (*,
    fue, dejésmolo así, en que fue, porque es un tiempo perfectivo que indica acción acabada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Isabel chiara,
    gracias, es que me sucede que me pongo muy nerviosa, yo no valgo para estar en los primeros planos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Aps! Mucha gracias Alfaro. Interpreté mal sobre el libro que se presentaba -sobre la autoría-; bien, ahora he disfrutado con tu presentación.

    Me gusta entrar aquí y leer tus textos, pero disculpa, no estoy habituada y malinterpreté lo de la presentación del libro.

    Por lo que he leído ahora, nos trasnmites todas esas buenas sensaciones que hay en él.

    Muchas gracias, y un fuerte abrazo,
    Montse.

    ResponderEliminar
  9. MGJuárez,
    no te preocupes, no tiene ninguna importancia, a vece s doy por sabidas por los demáscosas que son sabidas para mí y me trago las palabras.
    Gracias a ti,
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Felicidades de nuevo! Y ahora a leerlo.

    ResponderEliminar
  11. Alfaro, estos apuntes apuntan muy bien, se nota que amas la obra, que intentas que no te ciegue la pasión y eso es muy pero que muy difícil,(cuando hay tanto corazón de por medio). Felicidades por romper tu silencio, por ejercer de actriz, jejeje... Seguro que tu interpretación fue un exito.

    Fuerte abrazo y super achuchón.

    ResponderEliminar
  12. Hosti, qué papel tan difícil. Yo me lo imagino, y se me bloquea hasta el aire que respiro. Nervios a parte, me parecen unos apuntes muy logrados. Viniendo de ti, no podía ser de otra manera.

    No estuve presente, siento habérmelo perdido. Esto de la piel de toro es tan extenso...

    Un beso,
    Pepe (unas veces antisocial y otras no)

    ResponderEliminar
  13. Bueno, amiga, veo que ya paso "el susto", por llamarlo de alguna manera.

    Gracias por el detalle de brindarnos esas notas...

    Un abrazo, Alfaro

    ResponderEliminar
  14. Bruji, gracias.


    Begoña,
    soy muy comedida,bueno, a mí un éxito no me lo pareció, tampoco un fracaso, no sé , no lo he mirado desde ese punto de vista, tenía que hablar no sabía a quién sobre el libro, pues lo mejor era explicarlo un poco porque la verdad es que no es una lectura fácil.
    Un abrazo.



    Codorníu,
    ...social...sociales...¿los recuerdas?
    Un beso.



    Antiqva,
    ay, sí, uf, ya pasó.
    gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar