10.11.18

Y, de pronto, un pájaro / Francisco Álvarez Velasco


186
Los que al encontrarte dicen "qué bien te veo" ¿se refieren a su propia agudeza visual?

200
¿Cömo podrían trabajar tan ordenadamente las hormigas sin el canto rítmico de las cigarras?

238
Creció y creció la alambrada, y ya no sabíamos en qué parte estaban los encerrados; y en qué parte, los libres.

300
La casa y él envejecieron a un tiempo. Y era hora de cuidar las tejas, la cabeza, los ojos, las ventanas, el hogar, el corazón, el portón y la boca.

525
En la matriz de la noche se gesta la luz del alba.

599
¿Y si Penelope, en lugar de tejer y destejer el sudario de Laertes, hubiera tricotado una vela para irse por aquellos mares de Poseidón?

611
Para una taxonomía de caminantes, peregrinos y turistas: a) paseantes, b) trotamundos, c) galopamundos.


Y, de pronto, un pájaro
Francisco Álvarez Velasco
Eolas ediciones, 2018




2 comentarios: