24.3.18

Manual para suicidas / Salvador Negro

En la luz turbia de las cuadras, una niebla interior, a modo de accidente con los primeros fríos de la noche, va poblándome el cuerpo. La ternura de signos arbitrarios, el relampaguear de las polillas, oscuras resonancias de pesebre, como la lámpara que zumba en la madera, un amasijo de figuras podridas, el desnivel de las paredes en que cuelgan telarañas y alfalfa.
Engullido por una lentitud para la que no hay ceremonial, voy destruyendo
la pequeñez de mi lenguaje, de mi rostro. Toco
agónicamente la luz,
y la cabeza de los animales, siento
deseos de morir en su belleza.


***


Lo que duele es lenguaje
antes de hacerse carne,
el infinito que te mide,
para que eventualmente
florezca en ti,
madure.

No has sabido vivir,
eres aún
el niño con legañas
que velaba a los pájaros
y les hacía mejunjes
que nunca
se tomaban.
Contemplar su agonía, 
confesarlo.


Manual para suicidas
Salvador Negro
Revista Abril, Octubre 2017, Luxemburgo

6 comentarios: