9.4.10

Tiempos / MJ Romero

He seleccionado algunos textos de este blog, La ciudad sinnombre, y Ángeles los ha editado en pdf. Si quieres leerlos, pincha aquí.
Aquí puedes descargar el pps del poema Fuera de catálogo

19 comentarios:

  1. Quiero leerlo, pero al pinchar en la imagen lo único que hace es agrandarse la imagen de la portada. Ya te dije que estoy un poco asilvestrado con la tecnología, pero he seguido las instrucciones y al pinchar ahí me pasa eso.

    ResponderEliminar
  2. Habrá que tener un poco de paciencia, y esperar a que Ángeles logre colgarlo definitivamente.Yo como soy también una asilvestrada en esto de la tecnología espero que ella logre resolverlo.

    ResponderEliminar
  3. Qué bonita que es la portada.... esa multitud de colores, los diferentes tamaños de las letras. Es un libro que en una librería sería de lo primero que tomaría en las manos. Me gusta muchísimo, Alfaro. Qué buena editora que tienes.
    Un beso inmenso y todas las auroras posibles.
    Inuits

    ResponderEliminar
  4. Querida inuit, muchas gracias, no te hará falta ir a la librería, ni talaremos árboles y destruiremos un bosque por estas cosas mías, dónde buscaría luego mis raíces.
    No sé si te gustará, pero sí espero que te encuentres en alguna de sus páginas.
    ¿Sabes que has sido una de las primeras personas que llegó a la ciudad? la 3ª, sin contarme a mí, claro.
    Un abrazo muy grande y muchísimas gracias por todo.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, ya lo resolvió como habrás podido comprobar tú también. Me pondré ahora con ello antes de dormir.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a los dos.
    Y sobre todo a Ángeles

    ResponderEliminar
  7. Bueno bueno, chavala: la presentación del poema Fuera de Catálogo es una pasada!, aunque, para mi gusto, el murciélago del final sobra. El libro lo leeré mañana con calma mejor, que ya estoy algo obtuso a estas horas pues me levanto cada día, normalmente, a las 6. Abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Alfaro... Mil gracias por este regalo que nos haces... Ya lo tengo entre mis tesoros y será cuidado como tal.
    Es una maravilla, de verdad.
    Besos, todos.

    ResponderEliminar
  9. Estoy todavía recorrida por escalofríos. Me lo había descargado, había admirado primero la preciosa portada, después la preciosa edición (está hecha con un gusto exquisito), y después me había puesto a leer, poemas que recordaba y que me parecían más magníficos todavía, todos con un hilo (que ahora me parece clarísimo) y cuya clave nos das en el primer poema y, de repente, me he encontrado con uno precioso sobre fresas, dedicado.
    Y el escalofrío de la emoción no es una metáfora. ¡Qué hermosísimo regalo! Gracias mil, Alfaro.
    Y a pesar del perjuicio para los árboles, espero que algún día podamos tocar también tus letras. Lo merecen, te lo aseguro.
    Un abrazo inmenso.

    ResponderEliminar
  10. Adolfo gonzález,
    muchas gracias por la sinceridad, me gusta que me lo digas.
    Al murciélago le costó trabajo llegar, y a mí me gusta ahí porque me parece asqueroso, y necesiataba algo repelente que expresara la obscenidad del pájaro de la noche. Ángeles lo buscó y ahí está, no porque ella lo trajera sin más.
    A mí tampoco me gusta, está ahí por el significado que le doy.
    Muchas gracias por tu opinión.



    Gloria,
    alguna vez he olvidado tu nombre,y lo he sentido bastante, espero que esta vez te encuentres en alguno de mis tiempos.
    Un abrazo.


    Bel,
    gracias por este comentario tan...tan.., en momentos así oigo los tantanes. Me alegra que te haya gustado el tiempo en que de algún modo coincidimos.
    A mí también me encanta el trabajo de Ángeles.
    Si no fuera por este pánico que me encoge y me agarra a la palabra.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  11. Alfaro, me he encontrado... me he encontrado en más de un tiempo, como me he encontrado siempre aquí en más de un hueco de la ciudad...
    Mi querida Alfaro, en ocasiones olvidar un nombre es recordarlo muchas veces, así que, ya ves, gracias por haber dejado olvidado mi nombre alguna vez por los pasillos de tu casa, sinnombre o con él, no se me ocurre mejor lugar donde olvidarme.
    Cuánto me has emocionado.
    Te beso.

    ResponderEliminar
  12. Querida Alfaro,
    ahí estoy, ahí, donde empieza la curva negra, con los ojos abiertos de tanta gratitud. No sé ni qué decirte, uf... Llevo un tiempo, no sé cuánto, paralizada delante de la pantalla, pero viéndome caminar. Es extraño... En cada uno de tus tiempos, como dice Gloria, me he encontrado, y siempre distinta, y siempre tan cambiante, como no podía ser de otra manera, como todas las lunas de papel. Mil gracias, mil cosas que no sé decir.
    Un abrazo inmenso.

    ResponderEliminar
  13. gloria,
    me alegra que te hayas encontrado en el continuo devenir de Heráclito.
    Un abrazo.


    (*,
    no es que te haya identificado con la curva negra, pero sí con esa luna,real, la de las cuatro fases, plateada, a veces dorada, oculta y presente siempre y siempre cambiando.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Descartando estoy....

    Saludos y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  15. Estoy sin palabras..Sea Urchin y si las tuviera, el nudo en la garganta/dedos no me dejaría pronunciarlas/escribirlas.

    Ver todo tu trabajo, tu letra junta, leerla toda reunida, es mucha emoción.

    Gracias...por la selección y gracias por ese regalo...un Camino es justo lo que necesitaba...ya lo tengo, gracias a ti.

    Toda mi admiración,Sea Urchin, y mi cariño....

    ResponderEliminar
  16. La sonrisa de Hiperión,
    Gracias, saludos.


    Lena,
    no te imagino lejos de ese mundo llamado 'fantasía', el único mundo donde todo vale, por eso es tan maravilloso imaginarse personajes vestidos con una capa hecha de pollo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. me los guardo para leerlos con detención.... beso

    ResponderEliminar
  18. Nuria,recupero tu dirección después de tiempo, a ver si no vuelvo a perderla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar