17.12.16

Las avestruces elevaron cuanto pudieron su cabeza, estiraron su cuello hasta perder de vista la crueldad de las piedras que pisaban
Las piedras ya no serán nunca más arena cálida, las piedras serán sangre de nuestras plantas
Mamá avestruz agita las alas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario