29.5.16

El difícil camino de los orangutanes solo se reconoce cuando se disponen a vadear el río
o cuando, acabada la lucha de los machos, las hembras se concentran en examinar las sangres ajenas
y los árboles retransmiten con los sonidos de sus ramas la lucha, la victoria y la humillación, quizá el dolor del vencido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario