14.4.16

No sueltes las riendas
creerás que son tuyas
como uñas clavadas sobre los girasoles
no son tuyas ni de nadie
madejas de tiempo
leer y hacer la compra
cocinar lavar leer
cuidar arropar y escribir de cuando en cuando
como las libélulas que sobrevolaban la fuente
cerca del río
cerca del abrevadero
donde continuaba la infancia.

1 comentario:

  1. La infancia, siempre cercana.
    En las gotas de lluvia, en las alas de las mariposas, en el croar de las ranas.
    Besos

    ResponderEliminar