6.2.16

No era un juego escribir en las fisuras
relacionar los saltos con las caídas
los maullidos breves y guturales con los contratiempos
y los maullidos dulces y prolongados con el hambre
en las autopistas de aire sobre las que corre el felino
quedan volutas del gozo infantil
felicidad minina antes de cualquier desastre.

4 comentarios:

  1. Sólo los niños tienen esa capacidad casi inagotable.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. me ha gustado mucho Mj. un abrazo

    ResponderEliminar
  3. autopistas de aire, magia felina. Gracias, MJ, un regalo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Ah, esa felicidad repentina, voraz, contundente! Y tantas veces también frágil y leve.

    ResponderEliminar