17.10.15

La parte posterior de un pie es como un agujero negro en la tormenta, avanza, no deja huella el fin de cualquier deambulante. 
Al final te paras, te quitas las sandalias y empiezas a comerte tus pies.

No hay comentarios:

Publicar un comentario