21.2.15

La mujer que de tanto comerse las uñas se quedó sin dedos y acarició con sus muñones las olas desde la orilla y vio a las mujeres de sandalias caminando sobre la arena de las manos de sus hijos. La enfermedad solo es un trasiego de manos, les dijo desde la orilla.

1 comentario: