14.2.15

La mujer que acordonó el cuello de su hijo pensando que era su amante y fuera de sí extendió sus venas al sol. 
Ay, amor, amor, hijo mío. Perdóname los ojos, perdóname los insectos de mis cejas y de mis cuencas ya vacías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario