25.10.14

He cerrado la puerta que da al mar. He esperado que noche llegara. Llegan las luces de la noche y se reflejan en el agua. Las luces de los semáforos se balancean sobre la ciudad, los trenes pasan. Algunos trenes se llevaron a los hombres más desesperados. Todas las tardes vimos velas rojas encendidas cerca de los raíles y los ramos de flores atados a los postes para los muertos. Llegó noche y se cerró la puerta que da al mar. La ciudad ya había limpiado la sangre de sus muertos y recogido sus pedazos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario