14.8.14

Quisieron ser flores, aunque solo duraran una brevedad temporal. Un día, un minuto, un pestañear. 
No pudieron girar alrededor de la luz ni de la oscuridad. No hubo tiempo, ni lugar. 
En el desierto. En la tormenta. En la piedra volcánica. Tras la máscara. Sobre los dientes de los moribundos, sobre sus encías desangradas y resecas. Sobre las llagas engangrenadas.
El color.

1 comentario:

  1. Afortunadamente ... el color, la vida.. no más blanco y negro..
    bes

    ResponderEliminar