6.7.14

Yono calzada con sandalias de tiras adornadas con piedras, que reflejan luces distorsionadas, y sin tacones. Yono paseando cerca de las dunas de las salinas del norte al lado del mar. Yono de incógnito de alcaldes, concejales y secretarios. Yono con su libro presa bien agarrado en su mano derecha y arrastrando con su izquierda un caniche. Yono brillante en sí misma en la soledad de la arena y la sal. Yono untándose de aceites hidratantes de jojoba y de oliva virgen. Yono mirando de soslayo hacia los pinos por si oculto tras algún tronco surge de repente algún reportero gráfico.

(No hay valientes en el paraíso)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada