26.7.14

Para hacerme un resumen me hago un cero a la izquierda sin nota académica suficiente para situarme como un cero polivalente a la derecha. Porque el cero es el número de valor más versátil según el lugar que ocupe en las nubes de paso. Comprendido esto, desde el cero de mí misma me sitúo en contrafuga de dedo acusador y herido, dedos que pasaban por ahí o por aquí o por allí con un índice acusador y al que convenía sin excepciones someter a votación sin dedo propio que votase al estilo americano de todo para mí y nada para nadie. 
Levantamos las uñas porque nos grima el espacio que no ocupa espacio y porque, una vez levantadas totalmente las uñas, la sangre se vuelve el adorno granate engranetado más hermoso sobre las pieles blancas y ensombrilladas que Yono haya visto pasar. 
Elevamos la voz porque nos grima la voz que no ocupa silencios y porque, una vez que la algarabía ocupa el especio del silencio, no hay músicas celestiales ni subyacentes que ocupen las ondas marinas y transmisoras de sonidos de ballenas y delfines danzando sobre los pasos cortos de Yono, catapultada ya para siempre como la ondina más querida de ballenas, delfines y panteras. 

(No hay valientes en el paraíso)

No hay comentarios:

Publicar un comentario