14.7.14

Me voy con los sefardíes, con los macarenos, con los vestidos de rojo y alhelí, con los de cilicio atado y bien atado, con los sálvame padre de tanto colapso, con los indefinidos y los postergados, con los canteros de cristal y los mineros de azogue y con los luceros del alba, me voy como he venido en mi limusina y en mis sandalias de cristal. 
Semejante palabrería nos la ha dejado Yono hoy en papeles del tipo de búsqueda y captura de los pistoleros más peligrosos y más buscados en un telefilm cutre del oeste americano, pegados en las paredes de los soportales del ayuntamiento. Lamentaremos no haberle enviado al zapatero sus sandalias de tiras de brillantes para reponerle el tacón perdido mientras recorría el festival de cerveza saludando a uno y otro lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario