26.6.14

La delicadeza de las bolitas de anís de colores en tono pastel engarzadas en un vistoso collar propio de los desfiles de las fiestas de verano, sobre el delicado escote de Yono, hasta que el calor derritió las bolitas y el escote de Yono se vio bellamente sorprendido por los colores azucarados. Finalmente moscas y moscardones acudieron a libar el dulce colorido y Yono gritaba y corría por las calles agitando sus brazos e implorando con ellos al aire. Los fotógrafos y reporteros corrían tras ella para no perderse ninguna escena rogándole que se detuviera un instante y posara para las efemérides futuras de la ciudad. 
(No hay valientes en el paraíso)

2 comentarios:

  1. Ingenioso y divertido. Me encanta el escote de Yono con bolitas de anís de colores. Gracias multicolores.

    ResponderEliminar
  2. ¿el precio de la fama?
    No somos nadie.
    un beso.

    ResponderEliminar