9.6.14

Salir de la emoción
encender o apagar luces como si fueran estrellas
trasladar y rotar el pequeño mundo que habitamos
tan pequeño el sol
tan pequeño el insecto que recorre las grietas de la corteza del árbol
y se pierde de nuestra vista
inconcluso el momento
el instante en que una voz se rompe al grito de la vida

5 comentarios:

  1. bárbaro.
    el final es insondable, como un huracán que se viene.

    ResponderEliminar
  2. tan pequeño y tan inmenso!

    ResponderEliminar
  3. es cierto, enrocados en nosotros mismos perdemos la intensidad del dolor ajeno, una nimiedad comparado a nuestra breves insignificancias.. hermoso

    ResponderEliminar
  4. Van y vienen, sin dejar apenas rastro, sin ser percibidos, acaso... es duro, bellos, exacto y duro.

    ResponderEliminar
  5. la perspectiva de las cosas, escribes con una belleza especial cuando hablas de esos pequeños mundos desconocidos de musgos de hierbas de insectos..un beso

    ResponderEliminar