28.5.14

Diario de

De la soledad de las flores, cuando llueve cada vez más. 

Si hubiera que devolver todo cuanto la naturaleza nos da, cuántas lágrimas para mañana, Chet, entre los hombros atravesando el pecho desde dentro. 

Acerca cuencos de barro para recoger tanta lluvia. Acércate, Chet, al mañana.

2 comentarios:

  1. asís omos los humanos de desagradecidos... no podríamos devolver tanta belleza

    ResponderEliminar
  2. Se desborda la generosa naturaleza sin que le pongamos mucho asunto.
    Besos besos

    ResponderEliminar