29.3.14

Abducidos por el viento, levitando, llevando las manos a la cabeza y con gestos de lanzarse gritos que no se oían. El paso del viento huracanado por la ciudad fue un potosí gestual. Yono se vio sorprendida por el temporal en un escenario natural y particularmente agresivo con su sombrero. No estaba resultando agradable su paso por la ciudad de las lluvias y las tormentas. 
(No hay valientes en el paraíso)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada