12.2.14

Ventajas de vivir en un mundo de dragones, quiso explicar el hombre polifacético frente al hombre del derrumbe que solo quería hablar de las desventajas de morirse en un mundo de pirañas. 
Los alumnos de 5ºB iban juntos, casi en fila india, por la calle de Consuelo Pacheca, antes de llegar al salón de actos donde los dos hombres estaban a punto de llegar a los puños o de infartar de palabras. 
Yono se apresuraba a correr hacia los soportales diciéndole a su secretario que jamás de los jamases volvería a vestirse con un corsé de pedrería como el que llevaba, y puesto que ninguno de los dos científicos se ponían de acuerdo sobre el tema que tratarían esa tarde de desdicha, ella en persona se ausentaba y que así lo comunicara a los medios locales.
 (No hay valientes en el paraíso)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada