4.2.14

Sedimentos de agua y grijo sobre las cunetas donde almacenabas con espíritu de diablo las hierbas que te comerían el corazón si tú no te las comías antes 

hule color manzana en la alacena donde los adolescentes buscaban los secretos compartidos ocultos bajo las puntillas 

pies encallecidos al dolor del camino, el dolor que no se toca ni se recubre con yodo ni con mercromina ni al que gasa alguna guarece de la lluvia. 

No hay valientes en el paraíso

No hay comentarios:

Publicar un comentario