17.1.14

La casa tenía dos pozos. Un pozo de agua y un pozo de aguas negras. Los dos han sido cegados por temor a que alguien se caiga. 

Los dos niños que vivían en la casa han sido expulsados sin tapujos fuera de la infancia, incluso con alguna crueldad no premeditada. 

Los dos niños que ya no son niños buscan transparencias y las proyectan sobre el escenario de la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada