25.1.14

Inicia sesión para ir a Burgos. Cómprate un miriñaque. Nada de esto dijo la bisabuela. Ella que tenía las manos llenas de caminos y que cuidaba de sus hijos y hasta de sus nietas en el centro de la pupila de la vida. El pueblo ensanchaba las carreteras de barro, las tuberías, los desagües, los horizontes quebrados.

(No hay valientes en el paraíso)

No hay comentarios:

Publicar un comentario