25.12.13

No había plan de huida ni plan de llegada, plan de un día en tarde de lluvia y pasa el viento por ella 

habría que tirar al aire todos los folios escritos y, desordenados, ordenarlos y devolverlos a las ramas del árbol antes del último temporal por venir 

hasta llegar al pizarral donde uñas de niños todavía quedarán marcadas en la grima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario