19.12.13

Diario de

Lo malo de, si hay algo malo, es convertirse en un deprimido deprimente. 

Sin embargo, pensó que con un abrazo lo arreglaría todo y sentí su olor dulzón mientras su nariz se perdía por mi nuca, pensé que nunca terminaría el abrazo. 

Evidentemente nadie quedó calcinado. 

Sin embargo, pienso que no me gusta que me abracen, que no me gusta que me besen, que no me gusta que me toquen, que no me gusta que se me acerquen. 

Que no me gusta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario