16.12.13

Diario de

Abro la ventana de la cocina que da al patio de luces, entra aire frío y color blanco agrisado de pared.

El vecino del tercero izquierda me saluda sin que yo entienda exactamente lo que me dice y añade que está haciendo la comida.

Cierro la ventana, vuelvo al color y al calor interior. Soy un cuerpo recipiente que recoge.

Podría decirle a señor vecino que cada topo ocupa su madriguera.

Cojo un vaso y lo lleno de agua. Es exactamente la una del mediodía de un lunes de diciembre y he de ir con el vaso de agua al otro extremo de la casa.

2 comentarios:

  1. ¡Genial!
    La vida misma... en su ir y venir diario...

    ResponderEliminar
  2. Encantada de ser topo en madriguera. Gracias, una vez más.. ": )

    ResponderEliminar