1.11.13

Hay libros que no volveré a leer. Igual sucede con la música. Levantan un telón y aparece un miocardio herido de muerte. Por eso tiro las llaves al río invisible de cualquier vida lejana. Puertas cerradas a cal y canto en una estantería llena de libros. Son los libros que un día me hablaron de y se extendieron más allá de los mapas conocidos por sus geografías de colores.

1 comentario:

  1. Sí.. son como los amigos perdidos, después del tiempo no sabes muy bien cómo se perdieron pero no volverán más a ti..
    un beso

    ResponderEliminar