15.9.13

Voz ácida en días ácidos

Si no sabían nada por qué hablaban y hablaban
aún oigo las toses de los últimos días
y aquel hombre inmóvil sentado con la mirada totalmente extraviada y la boca abierta
y el último caimán de los años de bonanza
mira, mira, no olvides cómo fuimos
cómo fueron los años de las piedras y los cuarzos
sin ventanas se ve mejor, lo dijiste, chet
se distinguen los abrevaderos de los animales
y los sombreros volando en el viento
sí, luego llegó la acidez a tu voz.

2 comentarios:

  1. Hablaron las abuelas y la canción sonó joven.
    Inexperta, moderna.
    Nada dijeron de piedras y cuarzos ni de caldo hecho de espinas.
    Nada importaba en el dulce principio.
    Amargo el ácido invierno.
    Que volátil resulta la memoria del hombre.
    Ni toda la información del mundo basta para usarla con atino.
    Todo esta ahí y da igual.
    el mundo gira mutilado mientras cuantificamos el desierto granito a granito.

    ResponderEliminar
  2. Los años en que llovía y no lo valorábamos, los años en que las piedras eran casi diamantes y no sabíamos tampoco, no, no lo sabíamos, cómo giraba el mundo ni los astros.

    ResponderEliminar