15.8.13

Había una vez un río
uno y dos y un poco de sangre para el mosquito ribereño que succiona de todos los nadadores
en el agua sobre el cauce las havaianas blancas de ella a la deriva como un barquito de papel.

3 comentarios:

  1. El otro día
    un mosquito
    enorme
    se bebió un río de mí
    le mate
    era tan grande que me hizo un callo en la palma derecha
    en la pared dejo un retrato de terror

    ResponderEliminar
  2. Los mosquitos saben más de ríos que nosotros.
    Besos besos

    ResponderEliminar
  3. un hermoso paisaje humano

    ResponderEliminar