10.6.13

Cuando viajaba por el norte en paralelo al mar recordaba las piedras cubiertas de musgo
que se quedaron en el bosque fijas a la tierra
ahora si las escribo las tacho
las vuelo a escribir y las tacho

como púas sobre palabras las dejo finalmente grabadas.

2 comentarios:

  1. Evocador al máximo.
    Lo pienso, lo veo, lo siento.

    ResponderEliminar
  2. Hablar de púas, ya en sí misma es una imagen dolorosa. Tachar, también.

    El poeta (la poetisa) refleja el momento en el que vive.

    Besos,
    Codorníu

    ResponderEliminar