28.4.13

Una carta de nieve y tormenta eléctrica
el hombre que sale de su casa
manos a la cabeza los dioses están furiosos
sacrifiquemos un ave
y los dioses se calman

cabezas de vaca
dientes de león
la caza sin cazadores
huye

la guitarra eléctrica colgando de un andamio
flores de árnica
y llantén en los balcones

y el círculo se fue cerrando
y el negro fue el color.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada