21.4.13

Ninguna diosa sangrará por ti hasta desangrarse en esta tierra de nadie 
al azar los frutos de los tilos y de los robles 
sobrevirás 
las manos cortadas y los pies sin piernas son elementos distintos fuera del encuadre de la historia 
silencio y recortes de papeles de colores vivos para lanzar serpentinas a los más pequeños 
se morirán los globos con formas de animales incluso el más querido perro dálmata 
tú no estabas y desconocías el bosque del sapo de san antón saltando sobre la hojarasca 
los ojos saltones y la mirada perdida sobre las aguas del río 
un gran tilo cobija del sol y los niños siguen jugando a la sombra de los carbayos 
pero se hace tarde 
y aún te quedan pastillas para la infección de garganta 
no grites más ni más alto 
porque ninguna diosa está de paso por el lugar.

3 comentarios:

  1. Ni pasarán por ahora.
    Se han marchado los dioses, sólo nos quedan los niños, hechos de miel y mazapán.
    Besos besos, precioso en su desesperanza.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto que se hace tarde. Cada vez más.
    Me ha gustado.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hermoso poema como siempre, triste, desgarrado, sin esperanzas...
    un beso

    ResponderEliminar