8.2.13

Estoy en la quinta avenida de la ciudad, simulacro de cielo. Las calles se han llenado de confetis y de cantos y de gritos. Las aguas y las espumas fluyen entre los viandantes y los vehículos. Y, como siempre, llueve con parsimonia, como con lentitud decrépita casi. Estoy durmiendo, dije, estoy de viaje nuclear, un núcleo de urgencia imprevista. Y las aguas fueron ríos y nos quedamos sobre la espuma, en un lago de espuma ¿o solo era una isla de espuma? 
Soy Ideograma sobre escenario.

1 comentario:

  1. Somos islas que andamos a la deriva sobre una espuma densa, las aguas nos empujan y nos atraen. En el cielo se nos espía pero con seriedad, sin cantos ni gritos de felicidad.
    La lluvia, me gustaría que esté presente pero no. Aún sin cielo celeste, la lluvia esquiva provoca otros suelos con sus gotas.

    ResponderEliminar