16.11.12

Plan A:

Cada vez que espero, doctor, sufro el apocalipsis del silencio, el apocalipsis del miedo sobre las baldosas frías del pasillo. Asisto a su clase magistral a una MIR, como si de mí no se tratara, solo de un papel y una pantallita donde aparecen mis datos, las gráficas, que no entiendo en absoluto aunque las palabras me suenan. Luego concluyo, me diagnostico, el médico no tiene ni idea, no es straus, y lo otro tampoco, porque no hay datos concluyentes, pero sí concluyentes de que no, entonces de qué diablos me están tratando durante doce años? ¿Esperan que salgan bengalas de mis pulmones? 



Plan B: 

Luego he ido a la carnicería, a por carne que nunca como. Observo la carne enrojecida y seca y así me imagino por dentro si me abriesen para observarme. Pienso en los ojos tranquilos del buey o de la vaca y me largo con paso apresurado de la cola porque de un momento a otro dentro de mí mugirán lastimosamente todas las vacas de la tierra. Un día me negaré a ser la portadora de vuestra carne, mamíferos carnívoros, y pensar que durante unos días de mi vida fui una mamífera lactante, quise decir amamantadora, ¿por qué la misma palabra me designa como madre y como hija? 

lactante
(Del ant. part. act. de lactar; lat. lactans, -antis). 
1. adj. Que mama. U. t. c. s. 
2. adj. Que amamanta. U. t. c. s. f. 
(Real Academia Española )


Plan C:

Siento tener que comunicar que no hay plan C. Pueden ustedes añadir su Plan C, personalizado, sin burocracias y sin tasas, sean estas tasas universitarias o no. 

3 comentarios:

  1. ¿Por qué me sentiré tan identificada con los tres planes,incluido el último sin plan?
    Será que esos "apocalipsis de silencio" y la visitas al médico me dejan perpleja y será que soy muy poquito carnívora, por no decir nada de nada.

    Un abrazo grandísimo, que me lo paso pipa cuando te leo. Tu sentido del humor, en ocasiones rozando lo absurdo, me divierte mucho.

    ResponderEliminar
  2. Amiga, eso del apocalipsis del silencio, me llegó al alma...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. El silencio del frenopático.
    No hay planes ni con todas las letras del abecedario conocido.
    Besitos :)

    ResponderEliminar