25.11.12

Los huesos de la mano derecha espantando ladridos perrunos a estas horas ya la noche no es noche ni oscuridad y la luz y el silencio restablecen la rutina cotidiana de la voz.

1 comentario: