20.11.12


un poema para dormir y soñar
no hay ángeles a no ser en el cielo de tu voz

de tanto apoyarnos en las palabras
rompieron el silencio
la única claraboya por la que el aire es una aspersión
hacia la esperanza

un clavo ardiendo y helado en su fuegos
la esperanza

4 comentarios:

  1. Me has emocionado...
    Un abrazo, MJ.

    ResponderEliminar
  2. Si que hay angeles, amiga, y muchos, pero rodeados de tanta dsesolacion a veces como que no son visibles... Pero los hay, claro que si...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. la palabra habló su hartazgo.
    ojalá la esperanza
    ojalá los sueños


    beso*

    ResponderEliminar
  4. Por la claraboya aún podrá colarse algún ángel. Confiemos.
    Te escribo mi beso.

    ResponderEliminar