4.10.12

Extiende las flores a secar como un juego de huesos marchitos. Cruce de campos semánticos donde la primavera se cruza con el otoño. No necesitarás cincel para el campo de grabación. Como un camino de huida. Los dedos se desgajan como cualquier fruto ácido que puedas imaginarte. ¿Es la competencia? Le respondí que sí. Es algo personal. Ella guarda los dedos desgajados del cuerpo en un féretro brillante. Parecen dedos dormidos. Sí, observa las rótulas. Demasiado sueltas, ruedan y giran. Somos los mejores. No le respondí nada. Si me flexiono demasiado y una de mis rótulas se desplaza hacia ella… Rompo el pensamiento. La luz roja del láser sube algunos peldaños. Cualquier coche puede chocar con una de estas cristaleras y estamparse en sus faros rojos sobre el azul de la pared, si es de noche ladrarán los perros. Yo me encogí en el corazón cuando vi. Solo era un tiempo de desdicha.

4 comentarios:

  1. No hablemos de rótulas que tengo los meniscos tristes y los ligamentos a puro llanto. Mejor miremos los pómulos, el mentón y ese sensible sector del cuello que tanto se estremece con las caricias...

    ResponderEliminar
  2. yo voy a decirte que me encanta todo lo que por acá leo.
    no diré más por temor a estropear la belleza del texto con mis palabras.

    un beso. o dos.

    ResponderEliminar
  3. Oh, es cierto... En los campos semanticos el otoño y la primavera pueden ir de la mano...

    Me encantó, amiga

    ResponderEliminar
  4. no puedo flexionarme porque mi lumbalgia romperá la belleza de los campos semánticos


    tu testo es bello, mj, bellísimo. la desdicha deviene flor, círculo perfecto.


    abrazos*

    ResponderEliminar