8.10.12

5

Las uñas, los dedos, el empeine, la planta del pie intentando hollar el espacio que ocupa el agua, el vacío que queda cuando el pie se asienta 

el nacimiento de la angustia en el líquido transparente, incolora como el agua.

2 comentarios:

  1. Esa angustia que transmites en tres líneas y que me llega.
    Tal vez sea líquida la angustia, sí, como el agua que no cesa y arrastra en su curso.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar