16.9.12

El pánico solo tiene una puerta, grande, y una ventana, negra, demasiado pequeña
el pánico y yo a veces hacemos de buenos compañeros y practicamos en horas silenciosas que no se marcan en los relojes
mañana te contaré mis historias, qué desastre
mañana te contaré mil historias
un dragón de tres cabezas
un elefante sobre el que me asiento
cuando el pánico llega un dragón de tres cabezas y un elefante muy grande y muy fuerte me parapetan
las palabras que no me invento las guardo las guardo
ojea los índices sensitivos
son como antenas
sobre la piel
los generales leen los índices
los dictadores leen los índices
los índices del pánico
pero no saben leer dragones de tres cabezas ni elefantes
estoy a salvo.

5 comentarios:

  1. Bendita tú que está a salvo en épocas de pánico. Yo no sé si me leen los sueños, pero sí que me los machacan sin piedad.
    Precioso, MJ.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Yo suelo tener pánico. A veces.
    Pero por suerte lo controlo un poco más que antes.

    Un beso. O dos.

    ResponderEliminar
  3. Nuestro mundo nos defiende del externo. Con fuerza, con ideas, con rotundidad...
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Imágenes impactantes, bellas y terribles.La ventana negra y la puerta grande.¿ Estaremos realmente a salvo?

    ResponderEliminar