13.9.12

Cuando el mundo es azul la hermosa lechuza blanca me mira con ojos de sabiduría
y entonces comprendo un poquito
y veo sobre los ojos de la lechuza blanca que no llega al horizonte de mi tierra
porque es demasiado cálida
y veo desde mi ventana a los albañiles trabajar afanosamente
sobre los huecos de otras ventanas y bajo los arcos que nunca son triunfales ni excesivamente decorativos
y escucho la preocupación del hijo
y la vulnerabilidad de las madres
y la fortaleza de los padres de pies heridos para siempre y quietos en el estuario del verano

y a punto de dar las cinco en la tierra del té
aquí es otra la rutina
sin mano de hierro
aquí los corazones laten igualmente a otro ritmo
menos infernal
y se aman espinosamente y sin espinas
bajo un sol de agosto
por eso no llega a mí la hermosa lechuza de plumaje blanco

solo tú osarás calibrar mi indolencia y mi angustia y mi dolor de días
pero yo guardo y aguardo
conservo a retaguardia la alegría como sombra de las estaciones
que recorrí sin ti.

5 comentarios:

  1. Me ha gustado muchísimo, MJ.
    Un poema de largo aliento, cómplice y con algo de travesura es sus esquinas.
    No sé cuándo llegará esa lechuza blanca, la sabiduría que debiera presidirnos y guiarnos.
    Te abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Y a punto de dar las doce en la tierra del nunca más, del dulce de leche y la patagonia con el horizonte infinito, aquí la rutina es otra, los miedos se mudaron bajo la cama y la injusticia dirige el timón con mano firme.
    Sólo tu podrás darle el giro dramático de último momento para que esto resulte ser, en un suspiro fatal, un mal chiste en un mal sueño.

    ResponderEliminar
  3. Mirar desde la ventana es algo que suele producir mucha paz, sobre todo cuando precisamos de mucha paz

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  4. Tristes versos con un final esperanzador, toda espera necesita de un final, del final. Espero que el pájaro azul de tu interior encuentre la flor que tanto añora.

    Me gustó mucho. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Estaciones recorridas, que se marcan en nuestra piel de las soledades.

    Saludos y feliz domingo.

    ResponderEliminar