20.9.12

38

Si rompen las aguas de tu casa, conviértete en pájaro y vuela. No sigo leyendo. Qué modo de cerrar libros y frases. Para ti, o para ti, te lo regalo. Un libro que no quiero ya leer. No seguiré leyendo obviedades. Todos sabemos que las aguas pueden romper en cualquier momento, incluso hasta sin mirarlas convertirse en un maremagnum e inundarte hasta el flequillo si te has olvidado de recortarlo. Lo mejor es que te conviertas en pez, ¡ojo! pez, no pescado que esas son aguas turbulentas, mejor pez, y cuando los pies se te hayan convertido en aletas y el agua te bañe los ojos abres la ventana, nunca la puerta que da a los árboles, para que tu mar llegue al universo de la oscuridad, que seguro que no lo conoces y me alcanzarás aquí en esta sección de carritos marinos y progresivos. ¿Os habéis fijado? Los carritos este otoño progresan hacia el mar, son carritos marinos.

5 comentarios:

  1. Yo, la verdad, prefiero los pajaros a los peces... Es que soy muy clasico...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Encantada de recibir ese libro.
    También soy de adorar a las aves.

    Un beso. O dos.

    ResponderEliminar
  3. Adoro venir a esta ciudad llena de anti-obviedades, y no imaginas cuánto lo celebro.
    Yo siento que un mar ya rompió y tal vez por no abrir ventanas en lugar de puertas, nos estamos inundando sin saber si es agua rompiendo... para cuando queramos ser peces será tarde.
    Te abrazo, MJ

    ResponderEliminar
  4. él silencioso nadar de los peces me aportan armonía y sobriedad. Me dejo llevar por este mar a ver donde me lleva.
    Besos de gofio.

    ResponderEliminar
  5. Volveremos, pues al origen.
    Mejor sin carros, las aletas serán suficientes.
    Me encantas, es lo que tienes.

    ResponderEliminar