26.9.12

3

Meditar sobre el corazón muerto de la roca
con las mujeres pasajeras y dueñas de los relojes de arena
los niños dibujan y repiten signos ortográficos
preguntan, se asustan, exclaman en los primeros indicios del dolor
bajo la enfermedad de la luz
y se desligan de mis ojos.

3 comentarios:

  1. es tanto lo que deberían desligar nuestros ojos!

    abrazo*

    ResponderEliminar
  2. Los niños, con sus garabatos, son la esperanza...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Me recordaste a La mujer de arena. Por mucho que barría, cada vez había más arena en su casa.
    Besos,MJ

    ResponderEliminar