22.8.12

Aquel hombre arrastraba con parsimonia la maleta, con dejadez inaudita, con cierta ternura que abarcaba el tono de su voz y la comisura de sus labios al preguntarnos.

3 comentarios:

  1. Suavidad que pregunta siempre errante...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Son esos seres que transmiten sabiduría, tranquilidad y vitalidad al mismo tiempo...
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  3. Me recuerda a El abuelo que saltó por la ventana.
    Besitos

    ResponderEliminar