3.6.12

Vigesimoséptima brevedad


Era el frío haciéndole frente a la tarde. Las ropas de los niños, colgadas en el tendal del barco. Una ella cosía y dos ellos, sentados a su lado, jugaban a las cartas. Los niños esa tarde no correteaban por la cubierta del barco. 


II 

El policía del puerto pide papeles. Cortan las redes clandestinas. Ahora es más fácil vivir sobre un mar sin olas. 


III 

El viento se lo lleva todo. Éramos sus ojos dentro de la tormenta.

8 comentarios:

  1. Cuando la luna se resfria, el mar deja de tener olas... Dicen que es una ley fisica...

    Un abrazo,amiga

    ResponderEliminar
  2. Viento que todo carcome...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Es verdad: el viento sopla males.

    Un beso. O dos.

    ResponderEliminar
  4. El viento sopla olvidos, polvo, augurios.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. tu viento se llevó también mis palabras.
    por lo tanto, aplaudo*

    ResponderEliminar
  6. Te escribo para contarte que estamos haciendo una convocatoria para un nuevo blog que se armó (www.licuadoradeletras.com). Cuya esencia consiste en reunir a los amantes de la literatura con el fin de que realicen publicaciones de sus obras, de otros autores, u otros asuntos vinculados con la temática del sitio. Ya somos seis integrantes, y si las cosas marchan bien, con el tiempo se van a ir sumando más personas a esta movida.
    La metodología es muy sencilla: si tenés ganas de participar me envías un mail a licuadoradeletras@hotmail.com. Luego te llega una invitación a tu casilla de correo para formar parte del blog y con tu cuenta de Blogger podés empezar a publicar. ¡Te esperamos!

    ResponderEliminar
  7. La mirada del viento sabe de las tormentas.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Me asomo aquí y es como volver a casa. :)

    ResponderEliminar