25.6.12

26

Si corrijo no escribo, si escribo no puedo corregir. Corregir es como injertar cicatrices. 

La cicatriz no cura, hace cuadraturas microscópicas sobre la herida. 
La cicatriz debilita el tejido que sutura.

8 comentarios:

  1. Yo compré una pulidora de palabras, que me hace las correcciones muy comodamente...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ANTIQVA,
    eres sabio hasta para hacer la compra, pero tú no necesitas pulidora, seguro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Créeme que tienes toda la razón. De tanto corregir, siento que me estoy perdiendo. Estoy dejando de ser yo...

    ResponderEliminar
  4. no. corregir es tejer, aunque corremos el riesgo de ser penélopes.


    abrazo*

    ResponderEliminar
  5. No puedes figurarte cómo me identifico con este texto. Cuando escribo soy feliz. Cuando corrijo lo escrito, me apena no estar escribiendo. Y cuando estoy escribiendo, sé que habré de corregirlo posteriormente. Un galimatías irresoluble, excepto cuando al corregir brotan nuevas ramas del tronco; entonces, todo es júbilo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Para no sangrar cuando corrijo, escribo corrigiéndome. Una deplorable imagen de curvado amanuense, claro. Será por eso que los post-post-modernos escupen sobre mi pelada cabezota de verano. Mejor método el tuyo aunque hiera, porque las cicatrices, se puede decir, que se deben a accidentes. Y esos, siempre se perdonan.

    Un beso desde la lejanía del tiempo.

    ResponderEliminar
  7. Smith E.
    corregir suena fuerte, es una palabra fuerte por el sonido y por el significado, la primera parte de tu comentario suena como a una canción por ritmo d las palabras....
    Un abracísimo.




    Rayuela,
    tejer... Sí, como Penélopes con las palabras.
    Un abracísimo.





    Isabel Martínez Barquero,
    yo también prefiero escribir, detesto corregir, y no solo por el tiempo que te lleva leer y releer, ¿no notas que si escribes algo mientras corriges, escribes con el mismo tono de lo ya escrito? a mí es que ,además, eso me molesta bastante, me rompe el ritmo de escritura.
    Un beso.




    Conde de Galzerán,
    Pues sí que es lejano el tiempo desde la última aparición y no digamos de los intervalos, cada vez mayores, de las entradas en esas tierras de Fanzara aunque nunca hayamos estado en ellas.
    ¿y qué sucede si no se nos perdona ni los accidentes? Hay accidentes mortales, otros se quedan en simples incidentes, una herida que sangra o una simple magulladura.
    Al final escribir es un hecho tan físico como tropezar con un pedrusco y caerse, o subirnos a una nube y elevarnos, por eso a veces duele, otras nos reímos, tendríamos que elegir, si esto fuera posible.

    Otro beso hacia Fanzara.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar