10.6.12

22


El mosquito observado a través del cristal ahumado se convirtió en una alimaña. Sobrevivió fuera durante días y noches como guardián de la casa. 



Toda imaginación es un sueño. Un sueño común puede convertirse en una pesadilla. Y lo descubres en noches de insomnio.

3 comentarios:

  1. II

    No tengo dudas al respecto.
    Perdón la ausencia. Poniéndome al día.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  2. Esas malditas noches, cada vez más frecuentes, cuando la realidad es la peor pesadilla y los monstruos ya no salen del armario o de debajo de la cama, sino de tus propias horas y minutos, de tu soledad, de tu asustado corazón.

    ResponderEliminar
  3. Smith,
    perdonada la ausencia, también yo estuve ausente de varios sitios...
    abrazos.

    ...


    Sara Royo,
    vengo de tu blog, ahora el cuadradito de los comentarios es de los que no sé por qué motivo desaparece cuanto escribo en ellos.
    Abrazos.

    ResponderEliminar