30.5.12

Vigesimosexta brevedad


Ya han salido los veleros, es la llegada del sol. Pero yo no pierdo de vista el blanco iglú del invierno. La mirada aún está dentro. Romper ligaduras. 



II 

Son tan fríos los hospitales, tan asépticos. Trato de imaginar un bisturí sobre un estercolero o mi cuerpo convertido en escombrera. 


III 

¿Soy una stendhal? ¿Y dónde podré deshacerme de la fruta silvestre de mi infancia? Un dibujo de carboncillo y sepia emborronado.  

3 comentarios:

  1. Quiero creer que somos ese sol que podrá deshacer el largo frío impuesto. Y para eso, creo, es importante no perder de vista la fruta silvestre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. aséptico iglú, dibujémoslo rojo y negro, como fruta silvestre...

    besos*

    ResponderEliminar
  3. Pues cuídate del síndrome.
    Besos,MJ.

    ResponderEliminar